martes, 7 de diciembre de 2010

"Tener alas y no decidirse a volar es como tener corazón y no atreverse a amar...."

Me gustan las historias de logros, de éxitos, de sueños alcanzados. Aprendo de ellas, me motivan, me guían. Cada día se alcanzan nuevos estándares, nuevas marcas mundiales, me enorgullece pertenecer a la especie humana.

En los últimos años la ciencia y la tecnología han trabajado conjuntamente en colaboración, en integración, interdisciplinariamente, juntas han explorado, descubierto, diseñado y producido productos y servicios que han ayudado a que nuestro devenir sobre la tierra sea más llevadero, menos traumático, disminuyendo nuestras incertidumbres y dando nuevas respuestas a viejas preguntas.


Aún así no todas las preguntas están respondidas, y aún quedan muchos sueños por cumplirse. Me pregunto cuando se cumplirá el sueño del despertar definitivo a la aceptación del otro como una prolongación del ser mismo.

Me pregunto si la concreción de éste sueño depende de la luz que puedan echar sobre él las respuestas que nos faltan a las preguntas ya formuladas o si en última instancia la concreción depende de las reformulaciones que podamos hacer a "viejas preguntas".

Siento que es tiempo que cada uno de nosotros, más allá de tener relación con las ciencias o las tecnologías, asumamos la responsabilidad de hacernos cargo de dar respuestas a éstas preguntas desde la natural sabiduría que vamos adquiriendo en el discurrir cotidiano de nuestro vivir en el mundo.

Asumir responsabilidad en el "hacernos cargo" desde nuestra apertura a la búsqueda de nuevas respuestas para múltiples preguntas es una acción que podemos realizar sin poner en juego nuestra integridad personal o profesional.

Abrirnos a la posibilidad de sumergirnos en aquellos mundos que desconocemos e iniciar un camino de aprendizajes es una decisión que nos acercará los horizontes que queremos alcanzar de la misma manera que los alcanzaron quienes hoy marcan una diferencia en su desarrollo. Esas personas u organizaciones que ostentan las posiciones que admiramos, ya tienen un camino recorrido de aprendizajes.

Ellas despertarán definitivamente a la aceptación del otro como una prolongación de sí y se unirán en colaboración para alcanzar sus nuevos horizontes, en menos tiempo con menor esfuerzo, dando lugar a la concepción de una experiencia única.

Unirnos a ellas y en la sinergia poder concretar nuestros sueños tiene que ver con una decisión, un pasar a la acción. Animarnos y aprender a accionar en la dirección correcta depende de nuestra aceptación y apertura a acceder a un camino de aprendizajes.

Emprendamos un camino de aprendizajes para utilizar nuestras fortalezas en la construcción del mundo que queremos, tenerlas y no aprovecharlas en nuestro favor es como tener alas y no decidirse a volar, es como tener corazón y no atreverse a amar...

domingo, 7 de marzo de 2010

PREPARARSE PARA EL DESPEGUE

Me tomó un tiempo relativamente largo decidirme a despegar. Finalmente lo hice. Muchas veces me preguntaba cuando sería el momento preciso, justo, ideal para hacerlo. No siempre tenía respuestas. Empecé a dudar si lo que quería era empezar un cambio y de que tipo y hacia donde me llevaría éste. Preguntas tras preguntas, podía observar como el tiempo transcurría y no me gustaba nada verlo pasar sin tenerme como protagonista.
Me he preguntado acerca de lo que se define como despegue y descubrí que se define entre otros conceptos, como la acción de comenzar un desarrollo.
Y eso es lo que quería para mi vida: desarrollarme. Y ¿cómo lograrlo?, ¿por dónde comenzar?¿desarrollar que áreas de mi vida?Las respuestas no tardaron en llegar: necesitaba un desarrollo profesional. Porque el personal ya había comenzado hace un tiempo. Tiempos en los cuales había decidido "crecer", tiempos en los que había elegido "hacerme cargo".
Construir una adecuada autoestima fue un proceso, que me ayudó en elecciones posteriores que debí tomar. Un detalle: con autoestima no se logra todo lo que uno quiere para si.
Obtener un pase para nuestro destino, no se logra haciendo cola en algún punto de venta. Se trata pues de generar las acciones necesarias para alcanzar el lugar donde queremos estar.
Había veces que quería despegar, tan solo hacerlo. Luego lo pensaba mejor y evaluaba: ¿hacia dónde?, ¿con qué cuento para el viaje?, dónde quiera que llegue,¿ podré volver?¿qué tipo de viaje es? ¿hay escalas? y lo mas importante: ¿puedo despegar por mi mismo o necesito ayuda?.
Fue cuando empecé a hacer un recuento de mis fortalezas y oh sorpresa! no eran tantas como pensaba, es mas, mis debilidades inclinaban el fiel de la balanza para su lado. Conclusión: necesitaba ayuda para despegar.
¿Dónde encontrarla? y ¿de que tipo?: La encontré en mi mismo, en mis fortalezas no exploradas, en mi capacidad de "aprender"que era lo mejor para mi. Y de esa exploración interior surgió la posibilidad de construir mi propia RAMPA DE DESPEGUES. Lugar desde donde pondría a punto todo lo relacionado para mi partida.
Para mi partida necesité: Empezar a conocerme un poco mas. Determinar exactamente cuales eran mis fortalezas, en que nivel de optimización estaban, como mejorarlas y cuales adquirir. De mis debilidades, aprendí a hacerme cargo de ellas, evitando la negación.
Necesité aprender acerca del espacio en donde me movería(mercado), con que otros viajeros me encontraría en éste viaje(competidores) y cual sería la nueva galaxia por descubrir(clientes).
Necesité aprender acerca de comunicación. Que mensaje transmitir, como y a quien.
Necesite prepararme en las artes de la conversación, donde aprendí a darle importancia a mi interlocutor haciendo de la "escucha" mi mejor herramienta en la construcción de relación.
Aprendí a generar acciones en la búsqueda de consensos y poder alcanzar un ganar-ganar con los demás.
Aprendí a declarar visiones, llevar adelante misiones y llevar en alto mis valores.
Me preparé en las artes de la observación y a describir los hechos tal como los veo.
Fortalecí mi capacidad de cambiar paradigmas: ahora ya no tumbo paredes, construyo puentes.
Aprendí finalmente que con lo que cuento, es con quien puedo ser en cada momento.
Aprendí a no jusgarme por lo que paso, hice o me hicieron, aprendí que el tiempo no es quien deja marcas en el rostro, sino nuestras frustaciones por no elegir volar...
Aprendí a detenerme, evaluar y diseñar la vida que quiero para mi. Aprendí que de ser necesario hay que pedir ayuda, asistencia. Dejar de lado nuestra necedad y encontrar en la flexibilidad una mano amiga para empezar a planificar nuestro plan de vuelo es prioritario.
Con todos estos aprendizajes pude despegar.
Hoy en día haberme decidido a volar y mantenerme en vuelo, le es de ayuda a distintas personas que necesitan una RAMPA DE DESPEGUES.
A quienes necesiten encontrar un lugar desde donde preparse para su propio despegue, los invito a conocer RAMPA, donde te preparamos para tu despegue: personal, profesional u organizacional...

sábado, 20 de febrero de 2010

LA DECISIÓN DE ELEGIR UN NUEVO CAMINO


Durante mucho tiempo me lamenté por las decisiones que no tomaba, porque no podía, porque no sabía como, etc. Y fue precisamente ésta variable: el tiempo, quien me ayudó a ver lo que estaba oculto, lo que me intimidaba, lo que me tomaba con sus invisibles manos y no me dejaba avanzar.
Fue cuestión de detenerme en mis incertidumbres y darme un espacio para reflexionar. De ésta manera empecé a tener otras conversaciones conmigo mismo y a darme cuenta que me decían mis miedos.
De éstas charlas interiores surgió la decisión de avanzar en alguna dirección. Así fue como un día me puse a diseñar lo que quiero para mi vida.
Y parte de lo que quiero para mi vida es tender mi mano para quien quiera tomarla, decir mis palabras para quien quiera escucharla y estar "presente" para quien necesite ser escuchado...
Atráz quedaron el inconformismo, la queja, la lucha interna y el dolor en el alma de no decidirme antes...Ahora lo prioritario es mantenerme en el camino. Y lo importante de la decisión de comenzar un nuevo camino es darnos la oportunidad de empezar a creer en nosotros mismos, de empezar a sentirnos como lo que realmente somos: individuos con poder de "elección", con aptitudes y comportamientos para aprender, modificar o cambiar. Nada es determinante en ésta vida. Nada nos ata al destino que no queremos para nosotros y "todo" puede conspirar a nuestro favor si así lo deseamos.
Mis miedos a no tomar decisiones estaban arraigados en factores socioculturales, miedos al ser "culpado" por no hacer las cosas bien o miedo a ser "culpado" por hacer aquello que no se debía...y precisamente el tiempo fue quien me ayudo a "ver" que no era el miedo lo que me paralizaba en la toma de decisiones, sino el sentimiento de no querer ser "culpado"o no querer ser señalado y acusado...Así pues, el no "hacer" para no recibir acusaciones ni sentirme culpable fue ganando espacio y fortaleciéndose y por ende decidía no hacer "nada". Con el correr del tiempo mi falta de toma de decisiones con respecto a temas puntuales de mi vida, comenzó a pasarme facturas...
No olvidemos que de niños somos como una esponja que todo lo absorbe y con el tiempo aquello que absorbemos y es nocivo se convierten en nuestros limitantes. Mi limitante dominó mi vida hasta que comprendí que los miedos son faros en la oscuridad y que ellos tenían algo para señalarme...
Se trata entonces de poder entrar en sintonía con nuestros miedos, dejar de peliarnos con ellos y empezar a sentir, escuchar y ver que nos quieren decir. ¿Qué ganamos con esta actitud?: La posibilidad de empezar a descubrir que es lo que nos limita en nuestro crecimiento. Empezar a dar nuevas interpretaciones a los hechos y a generar otras opciones que nos lleven a otro lugar desde donde podamos ver distintas soluciones.
De las conversaciones con mis miedos, comprendí que aparecían para marcarme un camino, el tomarlo dependió solamente de mi.
Dejar atráz los caminos recorridos en círculos es una decisión necesaria. Poner en "cero" los kilometros a recorrer en nuestro nuevo camino es una oportunidad que nos merecemos. Brindo por mi decisión, toma la tuya y un día celebremos juntos...estoy seguro que nuestros sueños nos llevan a un único destino, aunque nuestros caminos sean distintos....todos los caminos conducen a Roma.
La fotografia es una gentileza de Pablo Palmeiro

miércoles, 17 de febrero de 2010

LA PERSEVERANCIA DE LUCIANA

Recordaba historias de logros, historias de personas que en algún momento se atrevieron a soñar, que en algún momento soñaron atreverse...Muchas veces pienso y me pregunto:¿ cúando uno comienza a soñar? y siento tener la respuesta: cuando uno toma la determinante decisión de trascender la vida y no esperar que ella transite frente a nosotros.
Y aparecen otras preguntas: ¿porqué soñar?, si a pesar de los sueños uno sigue viviendo y siento no tener respuestas. El desconcierto me invade, y al reponerme logro cambiar mi pregunta: ¿para qué soñar?, una vez mas veo hasta el final del camino, donde se resuelve mi incógnita: soñamos para poder diseñar la vida que queremos para nosotros, la que nos merecemos...la vida que nos estaba signada y a la que por alguna circunstancia y/o misterio no pudimos acceder.
Y hablando de sueños, se cruzó en mi camino un ejemplar del Diario El Litoral, de una de sus páginas pude leer una entrevista realizada a Luciana Aymar, elegida en seis oportunidades como la mejor jugadora de hockey del mundo. De uno de los párrafos se desprende: "Cacho(Vigil, uno de sus entrenadores)se preocupa mucho por la persona, por la parte humana de cada jugadora, y nos transmitió mucho la pasión, los valores, el esforzarse por algo..." mas adelante comenta: "fue uno de mis mentores, porque quizás yo hubiese quedado en el talento y la habilidad nada más, y si te quedás con eso solamente, te pasan...uno tiene que darse cuenta que hay que esforzarse, dedicarse, tener perseverancia, y tenés que tener mucha pasión para seguir adelante, porque el barco navega, pero hay que remar para que las cosas sucedan. Para que lleguen las cosas que uno quiere, hay que trabajar duro, aun cuando te sobre talento y habilidad".
Una de las deportistas ya consagradas como un ícono de dicha disciplina según la Federación Internacional de Hockey, nos está diciendo a todos nosotros que no solo con talento y habilidades se llega a lograr objetivos, a estar en la cima, a cumplir los sueños, nos da , nos regala un "secretito" más, nos habla acerca de la PERSEVERANCIA.
Y ¿qué dicen los diccionarios de semejante palabra?: "Mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, de una actitud u opinión."
Ahora bien, uno se mantiene con constancia haciendo algo que ha comenzado luego de haber tomado la necesaria decisión de tener algo para hacer.
Queridos amigos tenemos ya varios elementos como para empezar a cumplir nuestros sueños, hemos hablado del Enfoque, de la Capacitación, de la Voluntad y de la Perseverancia.
¡Es hora de poner manos a la obra! Recuerden que persevera quien ya algo ha comenzado y quien algo comenzó, ¡empezó a vivir su NUEVA VIDA!
Les deseo lo mejor para aquella vida que han decidido empezar a diseñar... la de sus sueños, los que ya pronto despegarán...


El párrafo citado corresponde a una entrevista realizada por Alberto Sánchez. Diario El Litoral. Santa Fe. Argentina. Febrero 9 de 2010.

FORTALEZAS PARA SEGUIR ADELANTE

Para cuando el cansancio te detenga, y el sudor nuble tu vista.
Para cuanto te tiemblen las manos y no puedas beber de ellas.
Para cuando el horizonte esté aún lejano y sientas ya no poder alcanzarlo, te regalo éstas hermosas palabras que transcribo debajo, no son mías pero te ayudarán a seguir adelante aunque vayas cuesta arriba...

¡AVANTI!

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.
Obcecación asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se mellan los garfios de la suerte...
¡Todos los incurables tienen cura
cinco minutos antes de su muerte!


Almafuerte

martes, 16 de febrero de 2010

LOS 3 PILARES DEL EMPRENDEDOR EXITOSO

Mucho se habla acerca de la necesidad de generar acciones para crecer.
En tal sentido quienes buscan su lugar bajo el sol de las oportunidades, tienen a su disposición un sinnúmero de estratégias, metodológias, técnicas y demás como para poner manos a la obra en el tal mentado arte del emprendimiento.
Ahora bien, al momento de emprender acciones para alcanzar el éxito, nos preguntamos: ¿Estoy enfocado en lo que quiero para mí y para mi emprendimiento?,¿Tengo la suficiente información y capacitación sobre el trabajo a desarrollar?,¿Tengo la voluntad de informarme y/o capacitarme si carezco de determinados conocimientos?.
Esa es la cuestión: como estamos parados frente a éste triple desafío: ENFOQUE, CAPACITACION, VOLUNTAD.
Tu éxito como emprendedor se encuentra en la equilibrada articulación de éstos tres elementos.
Está en ti hacer FOCO , en lo que quieres, para ti, para los tuyos para tu universo. Si no lo puedes hacer, reflexiona, piensa, busca en tus recuerdos, en tus fortalezas, en tus logros pasados y pregúntate: ¿Dónde quiero estar? ¿Cómo? y en ¿Cúanto tiempo?Es fundamental que puedas verte haciendo lo que quieres, lo que sientes, lo que amas...
Una vez que lo tengas, que lo veas, que "te" veas, infórmate de las mejores opciones para hacerlo, para concretarlo, sino posees conocimientos no importa, puedes preguntar, consultar, estudiar, aprender, que no sea un obstáculo...CAPACÍTATE.
Quizas haya pasado un tiempo desde tu último trabajo, quizas probaste con otros emprendimientos y no resultaron, no importa, estoy seguro que aún conservas en tu interior ese fuego sagrado llamado VOLUNTAD, es cuestión de fortalecerla, de hacerse cargo de ella, de recordarle que en ésta estan juntos y se necesitan para despegar....

DETERMINACION

EL EXITO COMIENZA CON LA VOLUNTAD
Si piensas que estás vencido, lo estás.
Si piensas que no te atreves, no lo harás.
Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes,
no lo lograrás.
Si piensas que perderás, ya has perdido,
porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza con la voluntad del hombre.
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado,
antes de haber su trabajo empezado.
Piensa en grande y tus hechos crecerán.
Piensa en pequeño y quedarás atrás.
Piensa que puedes y podrás.
Todo está en el estado mental.
Si piensas que estás aventajado, lo estás.
Tienes que pensar bien para elevarte.
Tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de intentar ganar un premio.
La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre más fuerte, o el más ligero,
porque tarde o temprano, el hombre que gana,
es aquél que cree poder hacerlo.


RUDYARD KIPLING